Datos Mundiales sobre 
Hepatitis C

La Hepatititis en Puerto Rico:
 
  • La Hepatitis C tiene una predominancia en Puerto Rico del 2.3% de la población general, cifra más alta en territorio estadounidense.  
  • ​Entre el 85% al 90% desarrollan la infección crónica.
  • ​La efectividad de la cura con fármacos es de sobre 98% en la mayoría de los casos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que durante 2019:

  • 296 millones de personas en todo el mundo viven con hepatitis B2

  • 58 millones de personas en todo el mundo viven con hepatitis 

  • 1,5 millones de personas se infectaron recientemente con hepatitis B crónica

  • 1,5 millones de personas se infectaron recientemente con hepatitis C crónica

 

Tanto la hepatitis B como la hepatitis C pueden provocar una infección de por vida. La OMS estima que 1,1 millones de muertes ocurrieron en 2019 debido a estas infecciones y sus efectos, incluido el cáncer de hígado, la cirrosis y otras afecciones causadas por la hepatitis viral crónica .

Las infecciones por hepatitis A y hepatitis E no provocan una infección crónica, pero pueden ser graves y causar daño hepático y la muerte. Los brotes de estas infecciones ocurren en todo el mundo, particularmente en partes del mundo con saneamiento deficiente.

44976479_s_edited.jpg
Prevención
Mundiales
21298024_samarillo.png
Esfuerzos de Herradicación
160461231_l.png
Marco
Estratégico
53709233_xl.png
 Tratamientos
Actuales
168794820_l.png
 
 
 

HEPATITIS C

Todos los tipos de hepatitis viral se pueden controlar o prevenir.


Todos los tipos de hepatitis viral se pueden controlar o prevenir. La hepatitis C se puede curar; un medicamento que se toma una vez al día por vía oral durante 8 a 12 semanas puede curar a la mayoría de las personas infectadas con hepatitis C.En 2019, 9,4 millones de personas estaban recibiendo tratamiento para la infección crónica por el VHC, más de nueve veces desde 2015 (1) .
Hay medicamentos disponibles para controlar la hepatitis B para ayudar a prevenir el daño hepático y retrasar la progresión de la enfermedad.
La hepatitis A y la hepatitis B se pueden prevenir con vacunas seguras y eficaces. Los esfuerzos para aumentar el número de niños vacunados contra la hepatitis B en todo el mundo han reducido drásticamente el número de nuevas infecciones por el virus de la hepatitis B (VHB).
La hepatitis A y la hepatitis E también se pueden prevenir, y los casos se pueden reducir con mejoras en el saneamiento, porque estas infecciones se transmiten de las heces infectadas de persona a persona o a través de alimentos y agua potable contaminados.




Esfuerzos mundiales para eliminar la hepatitis viral


En 2016, la Asamblea Mundial de la Salud (AMS) de la OMS pidió la eliminación mundial de la hepatitis viral para 2030 y estableció objetivos mundiales para lograr una reducción del 90% en los nuevos casos de hepatitis B y hepatitis C, una reducción del 65% en las muertes por hepatitis B y hepatitis C, y el tratamiento del 80% de las personas que viven con estas infecciones. Los países individuales se encuentran ahora en diferentes etapas de desarrollo de sus propios planes de eliminación de las hepatitis virales . En la AMS de 2021, la OMS publicó la Guía provisional para la validación nacional de la eliminación de la hepatitis viral, que proporciona un marco global para el proceso y estándares para la validación de la eliminación, incluido el impacto absoluto y las metas programáticas .




Marco estratégico mundial de inmunización 2021-2030


En 2021, los CDC publicaron el Marco estratégico mundial de inmunización 2021-2030, que proporciona una hoja de ruta para lograr el progreso hacia un mundo en el que todos estén protegidos de las enfermedades prevenibles por vacunación (VPD), como la hepatitis A y la hepatitis B. Tres Objetivos son las capacidades básicas del programa de inmunización que los CDC buscan fortalecer: *Prevenir las EPV fortaleciendo los servicios de inmunización.
*Detecte VPD apoyando y mejorando los sistemas de vigilancia de enfermedades.
*Responder y prepararse para los brotes de VPD. Dos Objetivos son capacidades transversales: *Mantener las capacidades del programa de inmunización a lo largo del tiempo.
*Innovar para aumentar el impacto del programa de inmunización a través de la investigación y la evaluación.




Estado actual de prevención y tratamiento


Se encuentran disponibles vacunas seguras y eficaces para proteger contra la hepatitis A y la hepatitis B. La vacuna contra la hepatitis A se usa solo en unos pocos países; un mayor uso de la vacuna tiene el potencial de controlar los brotes. La vacuna contra la hepatitis B se usa ampliamente en todo el mundo. En 2020, la cobertura global con tres dosis de la vacuna contra la hepatitis B fue del 83%, y el 42% de los niños recibió una dosis al nacer, necesaria para prevenir la transmisión maternoinfantil de esta infección. Mejorar las tasas de cobertura de vacunación, especialmente entre bebés y niños, reducirá la infección por VHB, lo que podría ayud ar a reducir las tasas de enfermedad hepática y muerte. Aunque los tratamientos asequibles, seguros y eficaces pueden prevenir la enfermedad hepática y el cáncer de hígado entre las personas que viven con hepatitis B y curar a las que viven con hepatitis C, la OMS estimó que solo el 10% de las personas con hepatitis B y el 21% de las personas con hepatitis C en todo el mundo sabían que estaban infectados en 2019. De estos, el 22% y el 62% habían recibido tratamiento, respectivamente.





 

IToda la información de esta sección de Hepatitis C es una apatación al español basada en la información oficial del CDC y OMG. Acceso a información original en el siguiente enlace https://www.cdc.gov/hepatitis/hcv/index.htm y  y https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/hepatitis-c